La #UNPACU: solidaria o invasora?

Por Mariana Avellaneda

En una primera lectura de las notas que he publicado con los explosivos criterios de algunas miembros del naciente clon de las Damas de Blanco en la región oriental del país, apodado Ciudadanas por la Democracia, saltó ante mi intelecto que la ayuda de la Unión Patriótica no es desinteresada, sino una invasión despótica.

Al fijar más la vista brotó que el corazón espinoso y seco de José Daniel Ferrer -nublado por la arrogancia, su sed de poder y su avaricia- no lo deja entender que el sacrificio y la entrega son los padres de lo mucho o lo poco que somos como pueblo.

Aprovecho para esclarecerle que la pobreza no se reduce a la falta de dinero, es por encima de cualquier acepción la incapacidad de comprender que Cuba quisiera que se desplomara el cielo y concluyera su historia antes de ver caer del pecho de sus hijos los sentimientos de decoro, igualdad, libertad, abnegación y justicia.

Al igual que al resto de los internautas me surgen un manojo de preguntas que ahora pongo a consideración del pusilánime que dirige la UNPACU: su misión es sofocar o incendiar el pensamiento? ¿Usted es un servidor heroico o un arrogante que maltrata a sus conciudadanos? ¿Ayuda a las personas para luego enseñorearse de ellas? ¿Ofender a las esposas de los prisioneros es uno de los hilos medulares o los principios rectores de la contrarrevolución rentada? ¿La prepotencia ayuda, el insulto salva? ¿El prestigio de nuestro país y la gloria depositada por los padres fundadores de la nación sobre nuestras manos pretende comprometerlos con tanta torpeza? ¿El combate contra la injusticia es propiedad suya o en él pueden poner su obra, sus métodos y sus ideas todos los cubanos?

Aclárenos: ¿Condiciona su ayuda a una postura servil y sumisa? ¿Por qué no deja sus ofensas y desvergüenzas en casa? ¿No llevarlas todo el tiempo consigo lo hace sentir indefenso? ¿Son compatibles la vulgaridad y el espíritu patriótico? ¿La amistad y el deber no las sustenta el respeto? ¿La astucia no aconseja honradez, prudencia y cordura a los que capitanean las aspiraciones de su pueblo por brillantes, exitosos o estúpidos que estos sean? ¿Su política es conciliadora? ¿Agredir es un hábito? ¿Cuál es la raíz de su insatisfacción y su cuestionamiento? ¿Sus aberraciones sexuales tienen su origen en la infancia o en la bigamia de Belkis durante su estancia carcelaria? ¿Es así como esconde su ineptitud y su impotencia? ¿Le gustan tanto los hombres que prefiere humillar a las mujeres? ¿Qué persigue con la sospechosa voluntariedad que lo acompaña? ¿Su demencia es congénita? ¿Qué prefiere, limar las asperezas entre los cubanos o distanciar sus fuerzas? ¿La conducta homosexual de Belkis lo dañó tanto? ¿Cuándo aprenderá a ser hombre? ¿No se le está acabando el tiempo?

Por favor, una pregunta más y termino: ¿Salimos nosotros o lo expulsamos a usted del escenario político de nuestra Patria?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s